¡Popularidad de la Justicia Dominicana!

0
1204

“Entre abogados te vea” era ésta una de las maldiciones más peligrosas que alguien pudiera desear para una persona, y se hizo popular por ser una expresión de novela y literatura, pero jamás nadie pensó que se convertiría en una realidad en la República Dominicana.

Los abogados son auxiliares de la justicia, y es evidente que los abogados dominicanos, lo son de la justicia dominicana. Ahora la pregunta más esencial es ¿Cual Justicia, sustenta a los Abogados, Jueces, Fiscales y demás actores judiciales?, pues según la percepción de la gente, la Justicia en República Dominicana, no existe.

Es claro, que el Poder Judicial es uno de los poderes públicos independientes, creado por la Constitución y que en él, existen un conjunto de jueces excelentes, capacitados, serios y muy responsables, los cuales no pueden ser perjudicados con la percepción ciudadana, ya que siempre en toda nación existe una reserva de seres humanos correctos y bueno, pero en sentido general, estas bondades no son bien vistas por la mayoría de las personas, que en este momento asocian todo lo malo con la justicia.

Debemos todos trabajar juntos para resolver con carácter de urgencia las debilidades del sistema judicial dominicano, pues las encuestas más recientes realizada con auspicio de respuestaprocesal.com.do, reflejan para el poder judicial dominicano una popularidad por debajo del 12% por ciento de los entrevistados, lo que significa,  que el 88% restante no cree en el concepto de justicia, y esto es muy grave.

Respuestaprocesal.com.do, entiende que la mayoría de los jueces son personas muy correcta, especialmente los que conforman la Suprema Corte de Justicia, y que son estos precisamente quienes deben tomar las riendas del Poder Judicial, para que no sea un Poder sólo con cabeza, pero sin cuerpo, es decir, con una estructura edificada sólo con nombre pero sin credibilidad, no es momento para pleitos innecesarios, quejas y resentimientos y mucho menos para esconder la verdad de la crisis que hoy vive  el Poder Judicial, pues hasta los abogados que ejercen siendo ciegos lo ven, así también la observan los abogados que disfrutan del sentido de la vista y los de afuera, que a diario oyen las epopeyas judiciales que parece que nunca terminaran.

Es posible que, si el pleno de la Suprema Corte de Justicia aumenta las exigencias al consejo y al presidente, las cosas cambien. Y si hay que reformar la Ley, que lo soliciten, para que en los asuntos de gravedad extremas que puedan afectar la imagen del Poder Judicial, la decisión no sea sólo de un presidente o de un Consejo, conformado por pocos miembros, sino del pleno, así las cosas serán más trasparente y justa, que como están en la actualidad. Y evidentemente establecer un régimen de consecuencias,  para  todos aquellos que violenten la Ley y la razón social