En el caso de los pilotos fugados solamente queda recurrir a Interpol

0
258

SANTO DOMINGO. Tras calificar de grosera la violación que ha sufrido la soberanía nacional con el caso de la fuga de los dos pilotos francés, el excanciller de la República, Hugo Tolentino Dipp, dijo ayer que a la República Dominicana sólo le queda recurrir a la Policía Internacional (Interpol) y a movimientos diplomáticos para que intercedan en la devolución de los prisioneros.

Explicó que el tratado de extradición entre ambas naciones, si bien autoriza en principio a los dos países la entregada de sus presos, contiene un artículo donde se plantea una serie de circunstancias de las cuales se puede apegar una de las partes para no proceder a extraditar a uno de sus nacionales.

“El procurador (Francisco Domínguez Brito) cambió la palabra, y ya no habla de extradición. Porque ese artículo cuatro no lo autoriza, no le asegura de manera definitiva la extradición”, sostuvo.

Dijo no entender por qué los imputados no se acogieron al convenio existente entre ambas naciones, el cual le permite cumplir en su propio país las penas impuestas.

Sostuvo que dicho convenio data desde el 2009, y que muy bien pudo haberse aplicado a las partes, sin necesidad violentar las normas de convivencia entre los dos países.

“La violación ha sido grosera, eso de que haya entrado un comando francés aquí y, además que el diputado (Aymeric Chauprade, del Frente Nacional) quiera justificar una violación a los principios internacionales, a lo que es la soberanía de un país, indudablemente, la escapada violenta las normas”, aseveró.

Sin embargo, Tolentino Dipp entiende que ese hecho no se le puede atribuir al Estado francés, porque este no es culpable de que algún funcionario o ciudadano violenten la ley. Ante esa situación y otros casos, considera que es inminente que el país tenga una política exterior bien definida.

Tras ser cuestionado en torno a lo que le correspondería al país hacer apuntó: “Pedir, a través de Interpol, y de movimientos de tipo diplomático para que se devuelvan esas personas para que cumplan aquí su condena”.

Los fugitivos son los pilotos Jean Pascal Fauret y Bruno Armand Víctor Odos, condenados a 20 años por narcotráfico.