Editorial: Un Tiro en la Sien como Nueva Condena Anticipada

402

Recientemente en un hecho muy triste y lamentable se arrancó la vida de un tiro en la sien el ex presidente del Perú, Alan Gabriel Ludwig García Pérez cariñosamente (Alan García), luego de que sin representar ningún peligro de fuga y habiendo asistido a todos los actos del procedimiento a que fue llamado, la justicia Peruana enviara a su casa un grupo de policías judiciales y algunos fiscales, los cuales realizarían un allanamiento y se lo llevarían preso, sin embargo este al percatarse de la situación, tomó la decisión de que con su persona no se cometería  injusticia ni exceso y prefirió quitarse la vida con un disparo en la cabeza.

Días antes este presidente le estaba impartiendo una clase de maestría a un grupo de 35 estudiantes en ¨Gerencia Política¨ y a estos les dijo, ¨bueno nos vemos en la próxima clase, esto sino me desconsideran y me apresan como se oye por ahí, aun así le pondrán otro profesor, a lo que todos los estudiantes gritaron ¨no queremos otro profesor¨, entonces Alan García salió despidiéndose de ellos con un saludo de manos levantadas.

También el maestro y ex presidente dejo una carta antes de arrancarse la vida  que expresa:

“Cumplí la misión de conducir el aprismo al poder en dos ocasiones e impulsamos otra vez su fuerza social. Creo que esa fue la misión de mi existencia, teniendo raíces en la sangre de ese movimiento. Por eso y por los contratiempos del poder, nuestros adversarios optaron por la estrategia de criminalizarme durante más de treinta años. Pero jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones. En estos tiempos de rumores y odios repetidos que las mayorías creen verdad, he visto cómo se utilizan los procedimientos para humillar, vejar y no para encontrar verdades.

Por muchos años me situé por sobre los insultos, me defendí y el homenaje mis enemigos era argumentar que Alan García era suficientemente inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias. No hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza. La historia tiene más valor que cualquier riqueza material. Nunca podrá haber precio suficiente para quebrar mi orgullo de aprista y de peruano.

Por eso repetí: otros se venden, yo no. Cumplido mi deber en mi política y en las obras hechas en favor de pueblo, alcanzadas las metas que otros países o gobiernos no han logrado, no tengo por qué aceptar vejámenes. He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos.

Por eso, les dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse. Que Dios, al que voy con dignidad, proteja a los de buen corazón y a los más humildes”.

Ese fue  la triste realidad del apreciado ex presidente Alan García, sin embargo fuentes de amplio crédito afirman que muchos presidentes y ex presidentes perseguidos y por perseguir en los países latinoamericanos, entre ellos Nicolás Maduro Moros, permanecen con la tesis de darse un tiro, ante la estrepitosa caída de su Reino de Tinieblas y maldad contra los ciudadanos.

Respuestaprocesal.com.do lamenta y hace luto por la pérdida de una vida tan valiosa como la del ex presidente del Perú Alan García, pide a los Ministerios de Interior de los países del continente tomar en cuenta  la necesidad de desarmar a los presidentes y ex presidentes, pues muchos han caído presos, otros los están y otros vienen de camino para las mazmorras, porque mientras se ostenta el poder se hacen muchas cosas, buenas y malas, pero cuando ya no está solo salen las malas, como es el caso del ex presidente del Perú Alan García, quien se sentía amenazado perseguido y acosado por sus adversarios políticos y por la justicia peruana, que al parecer necesita con carácter de urgencia una reforma procesal, que le permita resguardar los derechos fundamentales de los perseguidos penales. Además le aclara a Nicolás Maduro y su grupito, que se vayan por las buenas, para evitar que cuando llegue su día final tengan que pegarse un tiro en la sien, lo cual sería muy triste e impediría que se le haga justicia por todas sus maldades contar los venezolanos.