Editorial: Limite Razonable de la Independencia Judicial

132

En la República Dominicana, el control del Estado se divide  en tres grandes poderes, que son el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, cada uno de estos poderes están regidos y regulados por la Constitución, Política de la nación y por las Leyes orgánicas.

Según el artículo 149 de la Constitución Dominicana el Poder Judicial ¨se ejerce por la Suprema Corte de Justicia y los demás tribunales creados por esta Constitución y por las leyes¨, sin embargo este poder en los últimos años ha ido decayendo, ya que la forma de elección de los jueces no se considera como la más adecuada en comparación con los demás países, pues un grupo de personas han llegado y puesto en juego la credibilidad de la justicia.

El Poder Judicial Dominicano, tiene también muchos jueces, buenos y especialistas, sin embargo algunos jueces patrocinan y exigen independencia judicial, más de la que ya tienen, pues en la República Dominicana, tal vez unos cuántos  casos tiene influencia política, cuando son muy serios y grandes, pero la mayoría, es decir más del 95% de los casos son fallados por los jueces con toda independencia y libertad y por cierto en algunos casos muy mal fallados, ya que las quejas no son pocas, tanto de los abogados, como de sus representados, los cuales alegan abusos, falta de ponderación, atropello y ausencias de motivación positiva de las decisiones, situación que ha ilegitimado este poder en los últimos años.

Muchísimos países del mundo, han trabajado en la independencia judicial, y luego que la lograron, han caído en desgracia y están en el caos total, pues luego de esta supuesta independencia, se han creado los  denominados gobiernos de magistrados, compuestos por ¨jueces y fiscales¨ y por esa razón casi medio mundo está preso, como el caso de Brasil, donde un juez trancó un candidato a la presidencia y cuando terminaron las elecciones renunció y ahora es ministro de justicia, es decir su poder de justicia caminó por encima del poder político, como ha sucedido también en un conjunto de países.

Esta y otras razones obligan a repensar el concepto de independencia judicial, ya que se ha dicho que nadie es independiente, pues todos los hombres y mujeres tienen su grupo y se demuestra porque cada vez que le ha tocado la oportunidad de dirigir los mudan casi en conjunto con ellos, entonces estas  pretensiones, con imágenes de independencia, no son más que un deseo insaciable de control y poder un ánimo pronto dirigido a usurpar el poder y control político para terminar de joder a la nación.

El poder judicial de cada país, debe estar limitado por el control político, para que una nación conviva en paz, pues los jueces solo le temen al poder político y aun existiendo este, mucho de ellos actúan a sus anchas, como si los tribunales fueran de su propiedad y lo único que ha detenido esa forma de ser y esas agresiones son los sometimientos disciplinarios  y las destituciones vergonzosas como debe ser. 

Respuestaprocesal.com.do entiende que la libertad  que tiene los jueces y en la República Dominicana es excesiva y que lejos de darle más, mejor hay que pensar ya en limitada, aprobando la ley de pre-variación judicial, que conlleve pena de 2 a 40 años de reclusión mayor, para todos aquellos jueces que irrespeten los abogados, que no falle a tiempo, que siembren el caos en los tribunales que dirigen, que desconozcan la jurisprudencia, que se engrandezcan, que no puedan sustentar sus sentencias y por la parcialidad, entre otras cosas. Pide al congreso agilizar la ley de pre-variación judicial que servirá como instrumento para controlar los excesos en el poder judicial.