Un año de tropiezos y retiro de privilegios a los transportistas

0
76

SANTO DOMINGO. Los transportistas dominicanos han sufrido duros golpes en el presente año con asesinatos y apresamientos de varios de sus miembros, la eliminación del subsidio a los combustibles otorgada por el gobierno a los gremios choferiles, así como por la sentencia del Tribunal Superior Administrativo (TSA), que puso un coto al monopolio en el sector transporte.

El primer revés que sufrieron los sindicalistas del transporte fue el ver a uno de sus miembros involucrado en el asesinato del exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Mateo Aquino Febrillet, por cuyo caso fue apresado el presidente de la Federación Nacional de Transporte Dominicano (Fenatrado), Blas Peralta. Las investigaciones determinaron que el empresario del transporte fue la persona que desde un vehículo en marcha disparó contra el vehículo de Febrillet, luego de sostener una acalorada discusión por asuntos políticos.

Todavía con ese caso revoloteando en los medios de comunicación, el luto toca las puertas de los transportistas, con el hallazgo de tres cuerpos en una fosa cerca de la Autovía del Este, en San Pedro de Macorís, los cuales se determinó correspondían a los choferes Gary Wilson Rodríguez Castro, de 45 años, conductor de la ruta Hato Mayor-Sabana de la Mar; Germán Arredondo, chofer de mudanzas y acarreo de San Pedro de Macorís, y David Polanco, de la ruta B, también de esa provincia. Las investigaciones determinaron que una banda se dedicaba a asaltar, robar y luego matar a los choferes.

En este mismo año, otra acción inesperada sorprende al sector transporte con el anuncio del gobierno de desmontar por completo el subsidio a los combustibles, que desde el año 2011 otorgaba a los sindicalistas del transporte, alegando que ya no existían las razones que motivaron esa facilidad. La suspensión incluye 3,800,000 galones de gasoil otorgados mensuales para las de cargas y los pasajeros.

Dicha decisión provocó de inmediata reacciones de los empresarios del transporte, quienes desarrollaron varias marchas y manifestaciones, sin lograr ningún cometido.

La última contusión, la sufrieron los choferes con la sentencia del TSA en contra de varias instituciones del Estado por el presunto monopolio del sector transporte. Estableció que el Estado dominicano a través de los ministerios de Trabajo, Industria y Comercio, Defensa, Interior y Policía, y Turismo; la Policía Nacional y la Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT), violaron las leyes que prohíben el establecimiento de monopolio en provecho de particulares en los trabajos de carga o descarga de buques de cualquier naturaleza en los muelles del país. Aduce además que se ha afectado el derecho a la libre empresa, libertad de tránsito y trabajo a un determinado número de personas incluso al propio Estado, el cual resulta perjudicado como consecuencia del estado de cosas generado por dicho incumplimiento, que afecta derechos e intereses colectivos.

Como reacción a esa decisión los gremios de choferes han amenazado con salir a las calles a partir de enero a protestar.

Por sus frutos los conoceréis

Según el sociólogo César Cuello, ciertamente este ha sido un mal año para los transportistas, que están recogiendo los frutos sembrados con su actitud de hostilidad.

A su juicio, los sindicatos del transporte deben cambiar su conducta y el comportamiento inadecuado que han exhibido, el cual dice no se corresponde con el trato y el servicio que deben ofrecer a la población.

“Han tenido muchos beneficios del gobierno en término de bonos y subsidios y sin embargo no le han devuelto a la población la calidad del servicio que amerita, ellos no han adecentado el servicio y por eso la población se siente estafada con ellos”.

Reconoció que en algunos casos, los golpes que hoy día sufren, escapan de sus manos, como lo es el apresamiento de Peralta y los asesinatos de varios choferes.

Cuello sostiene que los sindicatos de transporte tienen mucho poder, sobre todo el de carga.

Acerca de las amenazas lanzadas de que en enero irán para las calles a protestar por la decisión del TSA, el sociólogo consideró que tratarán de imponer el caos. “La situación apunta difícil porque ellos van a medir fuerzas y esas amenazas no son realmente simples amenazas, ellos las van a cumplir y van a introducir el caos para que se les oiga y se les retornen las concesiones que han tenido, y habrá que esperar qué pasa”.

Se quemaron en las elecciones

Luego de que la Junta Central Electoral (JCE) no reconociera a las organizaciones políticas Movimiento Rebelde (MR), Movimiento Primero la Gente (MPG) y el Partido de la Esperanza Nacional (PEN), de los transportistas Juan Hubieres, Antonio Marte y Blas Peralta, respectivamente, estos optaron por participar en las pasadas elecciones como candidatos, aliados con el Partido Revolucionario Moderno (PRM). En el caso de Peralta buscaba una diputación por San Cristóbal, la cual no pudo concretar por verse involucrado en el crimen del exrector de la UASD. Tampoco pudieron materializar sus sueños Hubieres (en la provincia Santo Domingo), ni Marte (en Santiago Rodríguez), ni el dirigente choferil Rafael Caminero, candidato a la alcaldía de Boca Chica.