Tres meses de prisión preventiva contra coronel y cabo hirieron cinco personas en cumpleaños

0
131

MONTECRISTI. Un coronel y un cabo de la Policía Nacional fueron enviados a prisión por tres meses como medida de coerción, acusados de herir a cinco personas durante un incidente ocurrido en la celebración de un cumpleaños, en la comunidad de Cupey, de Manzanillo.

La medida fue emitida por la juez interina del Juzgado de Instrucción Deyanara Peralta, contra el coronel Diómedes Arias Acosta y el cabo Ezequiel Cuevas Cuevas. A ambos se le acusa de herir a cinco personas y agredir verbalmente a dos fiscales en la comunidad Copey de Manzanillo.

En el hecho se produjo hace dos semanas durante la celebración de una fiesta de cumpleaños resultaron con heridas Sandy Metz Martínez, Manardi Almonte, Francisco Sánchez, Fray Santiago, una mujer no identificada y un menor de edad cuyo nombre se omite por razones legales, quienes recibieron golpes y heridas en distintas partes del cuerpo, en esa comunidad de la provincia Montecristi.

Durante el incidente el alto oficial y el sargento también agredieron verbalmente los fiscales adjuntos Gladis Martínez y Nilvio Martínez, quienes trataron de mediar porque uno de los agredidos es pariente suyo.

La magistrada Peralta, acogió la solicitud hecha por el Ministerio Público representado por la fiscal adjunta Licet Núñez, y los abogados de la parte civil constituida doctores Antonio Enrique Marte Jimenez, y Victorio Valerio, quienes coincidieron en la prisión preventiva por tres meses que deberán cumplir en la cárcel pública San Fernando de Montecristi.

Según narraron las personas que se encontraban celebrando el cumpleaños en un establecimiento de ventas de bebidas alcohólicas en Copey de Manzanillo, el coronel Arias Acosta y el cabo Cuevas Cuevas, ambos vestidos de civil ingerían tragos desde tempranas horas del domingo cuando ocurrió el hecho.

La actitud asumida por el coronel y el cabo ha sido criticada por distintos sectores de la sociedad, por tratarse de las autoridades destinados a preservar el orden publico, pero fueron los primeros en violarlo.