Transportistas interponen recurso de amparo contra resolución de la DGII

0
153

SANTO DOMINGO. El secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores del Transporte Social Cristiana (FENATTRANSC), informó que esa organización choferil y sindical depositó un recurso de amparo por ante el Tribunal Superior Administrativo, en contra de la resolución mediante la cual la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), estableció aumentos de RD$300, 800 y 900, por concepto del pago de impuesto anual sobre derecho de circulación de vehículos de todo tipo.

José Díaz señaló que esa decisión es arbitraria e ilegal, ya que violenta las disposiciones establecidas en la Ley 225-07, que dispone que “los montos establecidos como pago del impuesto anual sobre derechos de circulación de vehículos de todo tipo, serán ajustados cada año fiscal tomando en cuenta la tasa de inflación correspondiente, según lo establezca el Banco Central de la República Dominicana”.

Díaz señaló que “el Banco Central ha establecido públicamente, que la tasa de inflación de la República Dominicana, sólo se elevó en un 6.9% y que nuestra economía cambiaria es estable, por lo que entendemos que no se justifica que el gobierno haya realizado un incremento de casi un 30% en el pago del impuesto anual sobre el derecho de circulación de vehículos”.

Según un comunicado dirigido a los medios, el dirigente choferil solicitó a la DGII una prórroga de 45 días a partir del 6 de enero, para darle oportunidad a que el Tribunal Superior Administrativo decida si ordena a esa dependencia oficial, la devolución a los contribuyentes del dinero cobrado con el aumento de los marbetes de placas, o si ratifica esa decisión tomada con inobservancia de la Ley 225-07.

Dijo que según estadísticas oficiales, el parque vehicular de la República Dominicana, cuenta con casi cuatro millones de unidades, de las cuales un millón quinientas mil están aptas para el pago de los marbetes, lo que daría oportunidad, a que con esa resolución de la DGII, el Gobierno recaude cerca de dos mil millones de pesos a principios del año 2017.

“No es justo que un vehículo de súper lujo, del año, pague igual que un vehículo del año 2012, que brinda servicio de taxi u otro servicio de transporte”, manifestó Díaz.

Agregó que con esta medida, sumada al aumento de un cien por ciento en los peajes y con la eliminación del subsidio al gasoil, el Gobierno ha implementado una pre-reforma fiscal, de manera administrativa, en perjuicio de los transportistas dominicanos.