Miles protestan contra trato desigual que Gobierno EE.UU. da en salud a P.Rico

0
185

SAN JUAN. Miles de personas convocadas por asociaciones médicas se manifestaron ayer por las calles de San Juan para protestar por el trato desigual que el Gobierno federal da en salud a Puerto Rico, territorio que recibe un porcentaje muy inferior al resto de EE.UU. para los planes sanitarios públicos.

Los manifestantes quisieron llamar así la atención del Congreso en Washington por la reducción desde 2011 por parte de las autoridades estadounidenses de la aportación federal a los programas de salud pública en Puerto Rico.

La secretaria de Salud de Puerto Rico, Ana Ríus, se unió a la manifestación que recorrió las principales arterias de San Juan y dijo que los recortes federales los terminarán por sufrir los sectores más desfavorecidos de la sociedad, en especial los ancianos.

En Puerto Rico más de 2 millones de personas se benefician de los programas sanitarios públicos federales -Medicare, Medicare Advantage y Medicaid-, aunque se recibe un porcentaje de fondos para cada paciente inferior al del resto de EE.UU.

Medicare provee atención médica a personas mayores de 65 años, Medicaid da cobertura a personas que no tienen posibilidad de pagar un seguro privado, mientras que el Medicare Advantage es uno de los programas ofrecidos dentro del sistema Medicare que subsidia la contratación de planes de seguros médicos privados.

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos, dijo que apoya la igualdad en la llegada de fondos, pero señaló que el dinero debe ir a los proveedores y no a las compañías aseguradoras.

Ramos pidió además apoyo para el proyecto legislativo 1185 que aboga por la creación de un comité multisectorial que favorezca la puesta en marcha de un sistema de salud nuevo en Puerto Rico.

Entre los manifestantes abundaban adultos mayores beneficiarios de los programas Medicare y Medicaid, universitarios y líderes sindicales, entre muchos otros.

Según datos de las asociaciones médicas, las reducciones de fondos federales han provocado que por Medicare el Gobierno de Puerto Rico reciba para cada ciudadano cerca de 420 dólares anuales, frente a los 1.200 dólares del resto de estados de EE.UU.

En tanto, el presidente de la asociación de médicos primarios Ipas de Puerto Rico, José Joaquín Vargas, dijo esta semana a Efe que el problema radica en que desde 2011, cuando las autoridades de EE.UU. redujeron la aportación federal a los programas de salud pública en la isla, se han dejado de recibir 3.000 millones de dólares.

Subrayó que además de la pérdida millonaria de fondos y lo que eso supone en pérdida de calidad en las prestación de servicios de salud, otro problema es que ante la caída de ingresos los médicos han optado por la emigración, a la que han recurrido 3.000 galenos en los últimos 5 años.

Puerto Rico es un Estado Libre Asociado a EE.UU., con estatus de autogobierno, lo que le permite la gestión en asuntos internos, pero comparte leyes federales con EE.UU. y reserva a este apartados fundamentales como fronteras, relaciones internacionales defensa y moneda.