Hispano con 18 arrestos asesina a su mujer

0
115

NUEVA YORK. Un boricua de 55 años, con un prontuario de 18 detenciones, asesinó a puñaladas a su mujer de 60, hirió a la nieta de la víctima y se auto infligió varias estocadas en un fallido intento de suicidarse, además de tratar de prenderle fuego al apartamento.

El hecho ocurrió antes de las 5:00 de la madrugada de ayer miércoles en el apartamento de la víctima, Carmen Irrizary, situado en el proyecto de viviendas Saint Mary Houses, en el vecindario Melrose en El Bronx.

La nieta de Irrizary, Heaven, se salvó milagrosamente al huir del asesino y llegar a la puerta del apartamento de la vecina Loretta Fleming, donde pidió ayuda.

Fleming la escondió y llamó al 911.

Docenas de agentes policiales con escudos y armas largas se colocaron en las inmediaciones y cuando algunos oficiales lograron entrar a la vivienda hallaron el cadáver de la abuela en un charco de sangre en la sala del apartamento y a Henry Maldonado, el victimario, con el cuchillo ensangrentado en las manos.

Maldonado trató de resistir el arresto, pero fue sometido con una descarga eléctrica de pistola “taser”, usada por la uniformada de Nueva York para reducir a personas violentas.

La niña fue acuchillada en el pecho, los muslos, las axilas y la parte superior del abdomen.

“Ella llamó a mi puerta muy duro y le pregunté quien era, porque no podía verla, es pequeña”, dijo Fleming.

Cuando la menor le dijo su nombre, la vecina le abrió la puerta y la vio sangrando profusamente y llorando sin control.

La niña le dijo a Fleming que su abuelo, Maldonado, se había “vuelto loco” en el apartamento.

Cuando llegaron los policías y bomberos, apagaron un pequeño incendio en la sala de estar de la vivienda y encontraron a Maldonado de pie con un cuchillo en la mano, reveló el subjefe de detectives de la policía en El Bronx, Jason Wilcox.

Maldonado está grave en un hospital de El Bronx. Se produjo heridas en un brazo y el torso, pero las acusaciones formales están pendientes para su instrucción, si logra salvarse.

Irizarry fue declarada muerta en la escena.

La nieta fue llevada al hospital Lincoln en El Bronx y luego trasladada al hospital Harlem, en Manhattan.

El detective Wilcox dijo que la policía había respondido a una serie de llamadas de violencia doméstica en años pasados, pero señaló que durante 10 años no había recibido querellas de pleitos entre la pareja.

Los investigadores tratan de indagar el móvil que tuvo Maldonado para perpetrar el hecho.

Cuenta con 18 detenciones en su historial judicial y policial, incluyendo un arresto en noviembre de 2015 por posesión de un cuchillo, otro en 2010 por robo a gran escala, y uno más por posesión de armas en 2012, dijo una fuente de la investigación.

Hubo tres incidentes domésticos anteriores en el apartamento, entre Maldonado e Irrizary, uno de ellos en junio de 2005 y otro en marzo de 2003.

Rafael Rivera, un vecino de la pareja, de 60 años, dijo que la nieta de la occisa llamaba a Maldonado “abuelo”, a pesar de que no lo era.

“Ella se crió con él creyendo que era su abuelo“, agregó Rivera, quien describió a la menor como “una niña celestial e inocente”.

Añadió que Irrizary trabajó en un refugio para envejecientes con trastornos mentales.

“Era una figura muy maternal y una gran madre para todos”, dijo Rivera.