Germán Mejía pide mesa de diálogo

0
159

SANTO DOMINGO. Con un discurso en el que defendió las actuaciones de jueces del país, sin dejar de reconocer las debilidades del sistema de justicia dominicano, y que tendió un ramo de olivo al Ministerio Público, el presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Mariano Germán Mejía, presidió ayer la audiencia solemne por el Día del Poder Judicial, acto que contó con la presencia del presidente de la República, Danilo Medina.

“Confío en los jueces, confío en la justicia”, proclamó Mejía para quien la mayoría de los jueces son trabajadores y honestos.

Entiende que los “accidentales inconvenientes conductuales”, que han ocurrido con algunos jueces, que han sido acusados de corrupción en su ejercicio, no constituyen el descalabro del Poder Judicial.

“Una ínfima minoría puede haber violentado los principios éticos y cometer actos reñidos con la ley y la ética. Si los buenos brillaran, muchos pudiéramos decir que el Poder Judicial fuera todo luz. Pero lamentablemente, un malo hace más ruido que cien buenos”, dijo.

También defendió los procesos de ingreso y promoción de los jueces, asegurando que no existe injerencia interna o externa de ningún sector para las designaciones. Afirma que los 688 jueces del Poder Judicial, son todos de carrera

Lo que sí reconoció fue que el sistema de justicia ha sido víctima de la improvisación, y que vive en sobresaltos permanentes, en el ámbito penal.

“Improvisamos una legislación procesal penal resultante de una mezcla de legislaciones de diferentes países. Ella nos obliga a que un imputado en proceso de juicio por infracciones que pueden terminar con una pena de 30 años esté llamado a permanecer en libertad por 3 años y sólo 1 año en prisión preventiva, cuando se trata de un proceso no complejo. Y por 3 años y 6 meses, cuando se trata de procesos declarados complejos”, dijo.

Para corregir esas debilidades, Germán Mejía propone que todos los actores responsables se sienten en la mesa al mismo nivel, para “discutir institucionalmente propuestas hacia la solución de las falencias descritas, para que logremos una legislación más nivelada”. También pidió más apoyo de la sociedad.

“ Los grandes conflictos, los grandes males sociales no los genera la justicia. Ellos llegan a la justicia y se expresan en ella como también en otras instituciones. No seamos injustos. No reduzcamos la Justicia a la cabeza de los jueces”.

Unidad con el MP

El presidente de la Suprema llamó al Ministerio Público para que trabajen juntos. Entiende que como órganos obligados a mantener la paz, deben mantenerse unidos para que la sociedad no pierda la confianza en la justicia.

Entiende que entre el Ministerio Público y el Poder Judicial, no puede haber siquiera signos de disparidad de criterios.

El procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito y la fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, representaron al Ministerio Público durante la audiencia, a la que asistieron, además, miembros de la Junta Central Electoral, de las Altas Cortes, representantes del cuerpo diplomática acreditado en el país.