Fuga de pilotos franceses desnuda la debilidad del sistema judicial de RD

0
288

SANTO DOMINGO.- El alto índice de fragilidad y debilidad del sistema judicial dominicano queda una vez más al “desnudo” con la misteriosa huida de dos pilotos franceses, Pascal Jean Fauret y Bruno Odos, juzgados y condenados en el país a 20 años de prisión por el delito de narcotráfico internacional.

Burlar el sistema judicial en República Dominicana no es cosa nueva. Lo que cambia es la modalidad con que implicados en delitos, culpables o no, evaden el peso de la ley en territorio dominicano.

El avispero o escándalo que deja atrás la fuga de estos dos extranjeros, es parte del “folklore” como muchos dominicanos comienzan a ver, desde un tiempo para acá,  el accionar de la judicatura nacional.

El repentino y ágil escape de los forasteros no hace más que añadir un ladrillo al monumento que se eleva a la falta de credibilidad en la justicia criolla.

Tras ser condenados a 20 años, acusados de narcotráfico, los aviadores apelaron la sentencia y un tribunal le dio prisión domiciliaria, por lo que se les tenía prohibido abandonar el país.

Se sabe que los fiscales actuantes en el caso mantuvieron en todo momento una posición firme, oponiéndose a toda variación de la medida de coerción inicial consistente en prisión preventiva, por considerar elevado el peligro de fuga de los procesados, tal como ha quedado evidenciado.

Posición del Procurador

El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, informó ayer que ha solicitado orden de captura internacional sobre los pilotos franceses Pascal Jean Fauret y Bruno Odos.

Reveló que revisa los protocolos internacionales para, a través de la cooperación internacional y los roles diplomáticos, ambos condenados puedan hacer frente a sus responsabilidades judiciales por el hecho cometido en territorio dominicano.

Afirmó que se hace necesario que el sistema de justicia sea más firme contra el narcotráfico internacional, sobre todo, con las medidas de coerción que se les imponen a narcotraficantes de otras nacionalidades.

Francia se desliga

Desde Francia se informó que las autoridades de ese país niegan tener implicación en la huida de dos pilotos franceses de la República Dominicana, donde habían sido condenados en primera instancia a 20 años de cárcel por narcotráfico.

“Tomamos nota del regreso a Francia de nuestros dos compatriotas. Su decisión es un acto individual en el que el Estado no está implicado en absoluto”, indicó en un comunicado un portavoz del Ministerio de Exteriores.

Los dos pilotos quieren comparecer en Francia ante la Justicia porque no tienen confianza en la dominicana, y lo primero que hicieron al pisar territorio francés, según uno de sus abogados, Jean Reinhart, fue comunicarse con la juez de instrucción para transmitirle su intención de declarar.

ADOCCO pide explicar salida

El vocero de la Alianza Dominicana Contra la Corrupción (ADOCCO), Julio César de la Rosa, reveló que se trató de un “comando militar armado” que penetró a territorio dominicano para sacar del país a los extranjeros.

En ese sentido, demandó del Ministerio de Defensa que explique al país cómo fue posible tal fuga.

Dijo que de acuerdo a informaciones servidas desde Francia, el comando estuvo integrado, por antiguos compañeros militares de la Armada francesa.

Migración: No salieron por aeropuertos

El director general de Migración, Rubén Darío Paulino Sem, aseguró que los dos pilotos franceses condenados por tráfico del país y que huyeron de territorio nacional, no salieron “por ningún aeropuerto del país”, y anunció que abrieron una investigan sobre este caso.

De acuerdo con el funcionario, no aparece ningún registro de salida de los pilotos por ningún aeropuerto o puerto local.

Los pilotos franceses cumplían condena por un cargamento de 700 kilos de cocaína detectados a bordo de una aeronave en el aeropuerto internacional de Punta Cana, en marzo del 2013.

Domínguez Brito manifestó que la huida de los pilotos franceses deja aún más en evidencia su criminalidad, porque nadie que se sepa inocente trata de evadir la justicia.