Fiscalía: hay indicios de corrupción contra Lula

0
206

El conjunto de indicios contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en la investigación abierta por corrupción es “bastante significativo”, afirmó ayer Carlos Fernando dos Santos Lima, fiscal de Curitiba encargado del proceso abierto por desvíos en la petrolera estatal Petrobras.

“El conjunto de indicios es bastante significativo pero muchos de esos aparecieron en la prensa antes de que hiciéramos una investigación profunda”El popular expresidente,
quien gobernó de 2003 a
2010, criticó, dijo el funcionario en un encuentro con la prensa en el que dio detalles de la operación realizada ayer por la Policía Federal en propiedades del ex jefe de Estado.

“Tenemos conferencias (de Lula) en el exterior (financiadas por empresas implicadas en desvíos de Petrobras), indicios de obras en el exterior en el que podría haber tráfico de influencia, todo bajo investigación”, insistió el fiscal.

La Policía Federal realizó a primera hora de ayer una amplia operación en varias ciudades, con allanamientos en diversas residencias de la familia del exmandatario, quien fue trasladado a una comisaría para declarar por delitos de supuesta corrupción, como “ocultación de patrimonio” y “lavado de dinero”.

Según Dos Santos Lima, el Instituto Lula, presidido por el exmandatario, recibió cerca de 20 millones de reales (unos 5 millones de dólares) en donaciones de las cinco empresas más implicadas en los desvíos en Petrobras.

El fiscal agregó que el ex jefe de Estado recibió de esas mismos cinco empresas cerca de 10 millones de reales (unos 2.5 millones de dólares) como pago por conferencias que dictó tanto en Brasil como en el exterior.

De acuerdo con las cuentas de la Fiscalía, del total de recursos recibidos por el Instituto Lula en los últimos años, un 60 % provino de las cinco empresas más implicadas en las corruptelas de Petrobras, que también fueron responsables por el 47 % de los recursos que el exgobernante recibió por dar conferencias desde que fue sucedido por Dilma Rousseff en 2011.