Editorial: La Policía Nacional es Inrreformable 

0
235

 EDITORIAL

No existe la menor duda de que el presidente de la República Dominicana, Luis Abinader Corona podrá tener buenas intenciones, cuando ha planteado en cada escenario de disturbio donde está involucrado un policía que esta institución debe ser reformada, incluso se ha hablado ya de la urgencia para estas transformaciones.

Recientemente se creó una comisión de reforma de la Policía Nacional,  compuesta por un grupo de personalidades, algunas ilustres como Bautista López García, Rosalía Sosa y  Ricardo Nieves, que representan  el ala honesta académica pensante provenientes de la FCJP de la UASD, pero hay otros en esa comisión que son indignos e indoctos,  que bailan en todas las fiestas al compás de los aires del oportunismo cortesano sin ningún tipo de mérito o cabeza para pensar, lo que de origen denota  la ayuda que esa comisión  pueda ofrecer en favor de la agonizante institucionalidad de la Policía Nacional. 

En la denominada tercera ola de transformaciones históricas, en el año 1936, a través del decreto Número 1523 de fecha 2 de marzo se refundó la denominada Policía Nacional, la cual tendría un alcance nacional en todo el territorio dominicano y desde esa misma fecha esta institución ha venido dando problemas sociales, así como también se debe reconocer que ha ayudado en muchas cosas a la sociedad dominicana, pero esta institución nació sin protocolos claros y vinculantes para su cumplimiento, pues debido al bajo pago de honorarios o salario, ninguna de esa gente puede ser fiel, en virtud del conocido refrán  popular ¨papeleta mato a menudo¨.

Todo hombre o mujer  nace con ambiciones naturales de poder  vivir, comer, dormir bien, mantener su familia, pagar la casa, estudio para el que le gusta estudiar y los créditos, y cuando las limitaciones económicas, debido a las escasas fuentes de ingresos aumentan, se desbordan esas ambiciones, y este es el punto clave que hace pensar que la Policía Nacional, es intransformable, debido a que esas necesidades diarias en los policías son más evidentes y los obligan actuar de mala manera, agregando a este ingrediente, el comportamiento sin costumbres sanas de  un gran porcentaje de aquellos que por años han ingresado a ese cuerpo civil armado. 

En la República Dominicana no habrá transformación policial, eso es un ficticio del momento, lo que, si hay que hacer es transformar los procedimientos y protocolos, hacer un sistema de contra inteligencia de vigilancia nacional con oficina en cada región que funcionen, para vigilar el comportamiento de esos integrantes policiales. Además, establecer un sistema tecnológico de cámaras en cada cuartel policial, para darle seguimiento, así como una red nacional de asentamiento de actuaciones policiales. Otra cosa que no se puede quedar, es que las incautaciones de motores y vehículos se hagan con un formulario de registro común, donde se asienten estas actuaciones y que además se trabaje un formulario para que en las operaciones diarias estos policías asienten sus actuaciones de manera obligatoria, en un sistema nacional de red vigilado, así se cambiarán las cosas, con procedimientos claros inviolables, no con teorías.

Respuestaprocesal.com.do, no cree que se estén dando los pasos necesarios para transformar la Policía Nacional, pues las instituciones así que dan tantos problemas no se transforman con palabras y rueda de prensa, sino con un ajuste urgente de sus procedimientos diarios, con un protocolo registrable y comprobable, así que llegó la hora de hacer lo correcto si realmente se desea producir algún cambio en la Policía Nacional.