Editorial: Abuso Policial Insoportable

243

El abuso policial también ha sido denominado, brutalidad policial, que en definitiva, es un término utilizado para describir el uso excesivo de fuerza física, asalto, ataques verbales y amenazas por policías y otras fuerzas del orden público contra los ciudadanos.

Si bien es cierto que hay muchos ciudadanos en conflicto con la ley penal y con el orden jurídico en sentido general, también es cierto, que eso representa menos de 2% de la población civilizada, por lo que no se justifica en ningún modo, el abuso policial o de cualquier agencia de fuerza contra los particulares,  los cuales en la actualidad están ¨al coger la loma¨ como dicen en el campo con esas acciones ilegales de la policía.

Muchas personas no alcanzan comprender, como es posible, que un grupito de jóvenes, vagos, indolentes, brutos y  rechazados de la sociedad, vengan  y se enganchen a la policía para recibir autoridad y una arma de fuego, para luego andar a sus anchas en la población, azotando más que cualquier ciclón y que muchas veces son utilizados como sicarios, pues a su entender, el hecho de recibir ese poder y esa arma le autoriza para matar y abusar a mansalva de gentes honestas y serviciales de la sociedad.  

Una de las preocupaciones que recayó en muchas gentes cuando fue designado el actual Director General de la Policía Nacional, Mayor General Ing. Ney Aldrin Bautista Almonte, fue que este no le permitiera a los policías cometer abusos o excesos contra los ciudadanos inocentes, sin embargo, aunque su gestión en sentido general debe ser calificada como buena, hay una mancha indeleble que se llevará esta gestión, es que las famosas redadas volvieron a la nación, cuando eso era cosa superada, y que además un grupo de brutos, andan montando motocicletas en camiones, no con el objeto de preservar la paz, sino de cobrar los mencionados 500 o mil pesos por persona, ya que de eso vive el coronel de la zona, que es el dueño del barrio y de todo y si alguien se queja, les dan un tiro o le fabrican un expediente,  a veces con la complicidad de algunos miembros desobedientes del Ministerio Público que no cumplen con la ley ni con la orden de la Procuraduría General.

Hay que agradecer al Ministerio Público de la República Dominicana, en la persona del Procurador General,  y a los tribunales penales del país, que no están jugando con esos policías que cometen exabrupto, y una vez cuando  son sometidos, lo envían para el bote, como debe ser, enviarlo de inmediato a la cárcel sin contemplación y sin procedimientos rigurosos y sin tomar en cuenta su rango, como hoy están en la cárcel un grupo de esos malos seres humanos, engendro del mal y fieras honda del mar que espuman su propia vergüenza.

Independientemente de que en algunos pueblos, escasos fiscales se confabulan con los policías perversos, eso solo dura hasta que esto cometen sus hechos y sale a la luz, pues de una vez que se conoce ruge la ley en su contra, sin contemplación, porque la Procuraduría General ha demostrado que no permitirá complicidad de ningún policía, ni miembro del Ministerio Público, es decir esa acción del Ministerio Público, salvó la población de tener una réplica de Iraq o de Egipto en el país.

Respuestaprocesal.com.do, pide observar de cerca los coroneles y generales, que han sobrevivido las redadas colectivas en plano siglo 21, que es de las luces y los derechos humanos. Entiende que deben ir a la cárcel los policías, sargentos, cabos tenientes, mayores, capitanes, coroneles y generales, que  se están enriqueciendo con el cobro de 500 y 1000 pesos, por concepto de la devolución de las motocicletas sustraídas a los jóvenes y ciudadanos en sentido general. Felicita al Procurador General y las fiscalías, así como los tribunales que no tienen contemplación con los policías delincuentes, sino que lo envían de inmediato a las mazmorras más oscuras a pulgar sus penas como debe ser.

2 COMENTARIOS

  1. Nos aderimos a esta publicación tan importante de este prestigioso medio pero al mismo tiempo hacer un llamado al procurador general de la república dominicana para que de ordenes presisa al ministerio público de la provincia de San Cristóbal para que intervenga los negocios de expendio de bebidas alcoolica del barrio Moscú y los centros expendio de las denominada juka para que éstos centros sean desmantelados de inmediato ya que estos centros se han convertido en un grave problema para está comunidad.

Comments are closed.