Crímenes por armas de fuego guían actuación de muchos delincuentes

0
151

SANTO DOMINGO. Las armas de reglamentos de policías, militares, vigilantes y ciudadanos comunes que las portan como medio de protección ante los altos niveles de inseguridad que afectan al país son el blanco de asaltos en gran parte del país.

El caso más reciente ocurrió el pasado jueves en Higüey, provincia La Altagracia cuando el segundo teniente de la Policía Nacional, Diego de León Rodríguez fue herido de bala en el costado izquierdo presuntamente por Miguel Reyes Núñez, de 25 años, quien junto a otro hombre intentaron sin éxito despojarlo de su arma de reglamento. Reyes Nuñez fue apresado y su compañero logró escapar.

El pasado sábado, el raso de Policía Eudomo Germosén Jiménez, adscrito a la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET), quien transitaba a bordo de una motocicleta por la Nagua-San Francisco fue herido de bala en la región glútea izquierda por varios hombres que intentaron despojarlo de su arma de reglamento.

De acuerdo al informe policial, Jiménez resistió el asalto e hirió en ambas piernas a Joel Lafontaina, de 27 años, quien se hacía acompañar por cuatro hombres, los cuales lograron escapar.

El día 6 del mes en curso, el cabo del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront) Viancarlos Cabreras Ubrí, de 25 años de edad fue muerto a golpes por un grupo de asaltantes en el trayecto de la carretera Azua – Baní, los cuales le llevaron su arma de reglamento, una escopeta calibre 12 milímetros.

La madrugada del pasado 28 de junio dos asaltantes, que se trasladaban a borde de una motocicleta, mataron a tiros al comerciante Cristino Adames Joaquín, de 53 años mientras cerraba un colmado de su propiedad en el sector Cristo Rey, Distrito Nacional y se llevaron una pistola que portaba de manera legal.

El 24 de febrero el general retirado del Ejército Nacional, José del Carmen Ramírez Guerrero, mato a tiros a uno de dos jóvenes que penetraron a la galería de su residencia en Los Mina, Municipio Santo Domingo Este y luego de golpearlo y hacerle un disparo fallido le quitaron una pistola que portaba en una de sus piernas.

El hecho que quedó grabado en vídeo por una cámara de seguridad del entorno de la vivienda el cual fue difundido por los medios de comunicación y redes sociales, causando amplios debates en torno a la sanción que debía recibir el exoficial por el suceso.

La noche del 6 de enero desconocidos ultimaron de un disparo en la cabeza al vigilante privado Elvis Santos Pimentel de 55 años, quien vigilaba una ferretería en Puerto Plata y cargaron con el arma que tenía asignada, una escopeta calibre 12 milímetros.

Como estos casos es frecuente escuchar de asaltos cuyo móvil es el robo de armas de fuego, las cuales son usadas por malhechores para hechos delictivos o vendidas a otras personas para fines similares.