Cardenal asegura que el padre Ruíz fue el primero que lo alertó sobre Wesolowski

0
351

SANTO DOMINGO.- El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez aseguró que fue el reverendo padre Manuel Ruiz quien dio la primera voz de alerta “sobre algunas conductas reñidas con las normas de la Iglesia y con posibles implicaciones penales” del fallecido exnuncio Józef  Wesolowski , al tiempo que defendió el papel que jugó Ruíz en el proceso realizado al exnuncio.

A través de una misiva de fecha 10 de noviembre de este año entregada a los medios de comunicación, López Rodríguez difundió su posición, “a propósito de opiniones de algunos periodistas sobre la participación de Ruiz en el proceso seguido al fallecido monseñor Josef Wesolowski”.

Igualmente, López Rodríguez explicó que al enterarse de lo delicado del caso, dio instrucciones a Ruíz para que fuera quien recabara las informaciones que sirvieran de base para el informe que personalmente mostró el cardenal al Papa Francisco.

“A mi regreso de Roma asigné al padre Ruíz la responsabilidad de reunirse con el presidente de la República y el procurador general para informarles del alcance de la decisión que el Santo Padre había tomado con el exnuncio apostólico y el proceso de investigación que se había iniciado en el Vaticano. En adición a esto le encomendé (a Ruíz) la misión de poner en contacto a las autoridades dominicanas con la Santa Sede, haciendo posible la mayor colaboración de ambas partes en la investigación”, agregó el cardenal.

También destaca que el 17 de septiembre del 2013 el padre Ruíz, en representación del cardenal, fue a Roma para ponerse al servicio de la Santa Sede en la investigación y gestionar la designación de investigadores especiales del Vaticano, que acompañaran a la Justicia dominicana en la formulación del expediente, como solicitó el procurador Francisco Domínguez Brito, en su comunicado al Papa el 16 de septiembre de ese año.

Finalmente, el cardenal concluye su misiva asegurando que la colaboración de Ruíz en este caso fue “muy útil” y en otros procesos internos que tanto él como la Santa Sede le han encomendado.