Afirman alcalde Boca Chica viola leyes de costas y playas con proyecto para vendedores

0
107

SANTO DOMINGO.- Los moradores de los alrededores de la playa de Boca Chica dijeron que aplauden y respaldan los esfuerzos para adecentar y devolverle el esplendor a la zona, pero siempre que los mismos no violen las normas que establece la ley 305, del 20 de mayo del año 1968 y la ley 64-00 de medio ambiente.

Por tal motivo, rechazan la iniciativa del alcalde de esa demarcación, Daniel Ozuna de permitir al Ministerio de Turismo, en violación las Leyes, construir casetas que obstaculizarían el libre tránsito de los visitantes y ocupar los espacios destinados a los bañistas.

 Asimismo, se oponen a la construcción de sanitarios públicos en la franja de los 60 metros, ya que ello vendría dañar el medio ambiente y a incrementar el caos y la contaminación de la playa.

Indicaron que cuando el Estado aprobó la ley 64-00, de Medio Ambiente, ratificando las disposiciones de la Ley 305, agregó una nueva justificación para prohibir las construcciones dentro de la franja de los 60 metros.

Mediante un comunicado de prensa hacen un llamado al alcalde Ozuna para que tome carta en el asunto y explique por qué está permitiendo que se hagan construcciones en perjuicio de los usuarios del litoral playero y moradores en el mismo medio de la línea de los 60 metros donde están prohibidas las construcciones.

Tarantines y baños en la playa

“Nos oponemos a la construcción de sanitarios públicos en los linderos de nuestras propiedades, ya que ello vendría a arrabalizar al entorno y a incrementar el desorden y el caos en la zona”, señalan los denunciantes.

Explican que esos espacios, de acuerdo al artículo 10 que establece la indicada ley, está prohibido construir, en la franja de los 60 metros entre la línea de la pleamar y la bajamar, ósea del grueso de agua hacia fuera, protegiendo dicha franja.

Precisan que  a menos que se quieran vulneren las normas y pisotear el derecho de los que, desde hace años tienen sus propiedades en el entorno, quienes han sido víctimas permanentes de toda la inmundicia que les rodea, no permitirán que esto suceda.

“Tenemos fe en que el Ministerio de Turismo, como organismo del Estado, concebido para promover el bienestar turístico de la nación, reconsidere y revise de cerca este proyecto, para salvaguardar y hacer cumplir la ley para que no termine arrabalizando la playa de Boca Chica”, puntualizan.