¿Cómo vivir con Sentimiento de Injusticia?

44

En un  país cualquiera aun cuando sólo tenga como población 10 personas y un territorio de dos kilómetros, lo más importante es la justicia, no la creación de la ley, pues no todos tienen acceso a la  formación de la ley, pero si a su  aplicación y administración y de igual forma a su efectos sucesivos de aplicación, por esa razón el crimen más grave que un Estado puede cometer, consiste en corromper o dejar corromper la justicia, que en toda parte del mundo debe mantener cierta independencia funcional, aun cuando no sea en su totalidad,

En casi el mundo entero  ya se sabe la situación actual de la justicia dominicana, que prácticamente desapareció y los pocos jueces justos que quedan tienen miedo de actuar conforme a la ley, para que no le levanten un gancho y lo voten del poder judicial si afecta algún interés particular de los miembros del PLD y de los ricos y poderosos. Ahora los usuarios de justicia de cualquier jurisdicción caminan inseguros, preguntando quien conoce al juez, la jueza o los jueces, porque es tanta la inseguridad, que todo el mundo duda de un proceso imparcial y eso es una fatalidad.

 

En algunos estamentos judiciales internacionales,  se ha interpretado que la falta de justicia comienza a visualizarse con la escogencia de los jueces que juzgarán un proceso y como en el caso de Venezuela, donde los jueces solo obedecen al llamado del poder político gobernante, así está este país, es decir, hay una justicia que solo funciona bien para políticos, ricos, influyentes, poderosos y allegados, no para quien la necesita y la merece, con muy  mínimas excepciones.

Las mayoría de jueces han sustituido la falta de experiencia y capacidad, por el autoritarismo, represión judicial y maltrato, a tal extremo que ya en mucho tribunales dominicanos el concepto de justicia útil, rápida y efectiva, es solo una quimera, para dar paso a unos jueces jóvenes, erguidos, bravos, empantalonados, orgullosos, aguerridos y por ciertos muy sospechosos en sus decisiones, pero que nadie se atreve a reclamarle, para no recibir boches y hasta expulsiones de su tribunal.    

El poder judicial del Estado Dominicano, es tan débil, que la ley ha sido sustituida por la jurisprudencia, aun cuando en orden jerárquico, esta es inferior, pero para favorecer a los allegados la jurisprudencia cambia cada semana y en asuntos de tierras cambia cada  día que sale una sentencia, dependiendo de quienes estén involucrados claro, siempre la jurisprudencia interpreta en favor de los ricos y empresarios, logrando así despojar de sus derechos a miles y miles de infelices parceleros, campesinos que en un momento han visto perder ante sus ojos la heredad de toda su vida y eso es un hecho muy grave y perverso.

Muchos extranjeros, sobre todos inversionista españoles, italianos, alemanes, brasileños y canadienses, han corrido para República Dominicana, supuestamente a invertir, pero es porque ya de ante manos saben, que vienen a explotar a los nacionales a quitarle sus tierras, a abusar en lo laboral, pues aun cuando acudan a la justicia, en cualquier materia, el tiempo mínimo de pleito es de 5  a 20 años y ya para  cuando ese tiempo llegue están muertos los reclamantes.

El poder judicial dominicano  recientemente anunció que contrató más de 300 servidores nuevos, supuestamente para acabar con la mora judicial, pero los jueces siguen  reservándose fallos, hasta en materia penal, que la ley lo prohíbe, lo que evidencia que el problema no es de personal, sino de personas, es decir, existen en el poder judicial un grupo de vagos, que empañan el trabajo de los demás jueces probos y serios. En defectiva  la justicia dominicana se jodío por falta de gerencia, pues ahí más que personal falta gerencia de arriba que no hay.

Los abogados serios y justos que creen aun en el sistema de justicia, están al borde de la locura, siempre viven deprimidos, pues no funciona en su favor ni la justicia, ni su Colegio de Abogados, lo que representa un callejón sin salida, haciendo que se abra la puerta de la corrupción, ofrecimiento y otros males judiciales que desacreditan a cualquier servidor, juez o abogado.

Respuestaprocesal.com.do, realiza un llamado urgente al Consejo del Poder Judicial, para que además de contratar personal  nuevo, use también la ¨Mocha¨, para cortar y limpiar urgente los frutos perdidos de los ojos de los  usuarios de justicia. Advierte que la situación actual del poder judicial, consistente en la falta de fe, creencia y la duda sembrada sobre las decisiones, los juzgadores y el tiempo de fallar, pudieran llevar hasta un estallidos social, una guerra civil, aumento de la violencia, la delincuencia, inseguridad, insatisfacción general y otros sentimientos sociales, que pueden destruir la existencia material del Estado o dejarlo aparentemente vivo, pero como está la Republica Dominicana y el poder judicial ¨Desacreditados¨.

¡Pues lo más difícil para un hombre o mujer de verdad, es ver y vivir sentimiento de injusticia!

 

Comentarios

Print Friendly