Opinión: En el CARD se repetirá la situación de Bolivia 

135

Por: Osiris Disla Ynoa 

A la verdad que la crisis ocurrida en el Colegio de Abogados de la República Dominicana (CARD), se ha ido de las manos, ante el silencio cómplice de las autoridades que por todos los medios han visto los avisos y denuncias y además las señales de lo que ocurrirá ahí en ese gremio. El caldo de cultivo que producirá la explosión sin límite lo sembró el presidente del colegio el Dr. Miguel Surun Hernández, quien alega actúa por mandato del presidente Danilo Medina Sánchez  y a quien la Ley dominicana 3-19, que crea el colegio de abogados en el artículo 16 le prohíbe reelegirse no solo a la presidencia, sino, a cualquier cargo para las próximas elecciones que van a celebrarse el día 7 de diciembre del 2019, y cuya popularidad ha caído según las encuestas a menos de un 2% entre los abogados lo que nunca se había visto una tasa de rechazo tan alta para un solo hombre.

Estos niveles de impopularidad unida al miedo que tienen el presidente  del colegio el Dr. Miguel Surun Hernández y un grupo de abogados que le acompañan, que han hecho y deshecho con los fondos del CARD, sin registro contable, le provocan pánico y miedo y lo llevaron a que se aventuren a intentar imponerse a la fuerza, aun cuando la ley se lo prohíbe y no solo eso, sino que el eligió un grupo de empleados leales a su persona para designarlos en la comisión electoral y esos abogados de baja calaña no cederán a la buena, por lo que es muy claro que habrá que aplicarle la fuerza bruta, lo que sería muy lamentable, por las consecuencias que eso produce, pero la justicia no deja a los ciudadanos otro camino y un ejemplo de ellos, es que en El Tribunal Superior Administrativo cualquier acción contra el colegio de abogados  o la persona de Dr. Miguel Surun Hernández, o la rechazan o la declaran  inadmisible o la fijan para cuando se ha pasado el mal jurídico que se procura detener y luego la declaran falta de objeto, por lo que no es extraño que el presidente del CARD, siempre pida el mismo, que el que no esté de acuerdo con sus malas acciones  que vaya a la justicia, pero en la República Dominicana, solo el Tribunal Administrativo puede conocer las acciones contra el CARD , porque es una entidad de derecho público y ahí no hay posibilidad de que se haga justicia, situación que ya está siendo investigada por la inspectoría del Poder Judicial, pues fue puesta a su conocimiento para tales fines y muy pronto saldrá el resultado de esa investigación seria, objetiva y peligrosa para los que deniegan justicia y provocan la guerra.

Un grupo de abogados sin ningún tipo de criterio y por canonjía  personales se están dedicando a poner en riego de una situación insalvable al colegio de abogados de la República Dominicana, lo que se ha puesto a conocimiento de la embajada de los Estados Unidos y de la Unión Europea, pero a nivel nacional no hay justicia, no hay a donde ir, por lo que, de lo que suceda habrá un solo responsable la justicia dominicana, y las consecuencias serán para Miguel Surun Hernández, Manuel Emilio Galván Lusiano y los enfermos miembros de la falsa comisión electoral, que pagará en la justicia todo lo que hoy están haciendo en impunidad.

Ahora como parte del fraude impune esa falsa comisión electoral ha dicho que solo votarán los abogados que tengan el nuevo carnet que no superan el 2% de los abogados activos, es decir Miguel Surun Hernández y Manuel Emilio Galván Lusiano, terminaran el fraude haciendo una elección solo con el 2% de los abogados excluyendo el 98%, y a la brava y atento a hombres se quedarán en el CARD, pues en los últimos días estos le han regalado los carnet a los abogados que ellos piensan pagarle para ir a votar menos  del 2% y así se declaran ganadores, atento a ellos y al supuesto mandato de Danilo Medina Sánchez, que ya no soporta más presión por el frade de la primarias ocurrido el día 6 de octubre del 2019 que provocó la división de su partido. 

Al parecer en la mente del Tribunal Superior Administrativo, y de algunos miembros del  Ministerio Público Dominicano, descansa la idea de que atento a fraude se quede a la brava Miguel Surun Hernández y  Manuel Emilio Galván Lusiano, y que pasado los días las aguas volverán a su cauce, pero es probable que eso no ocurra así y que luego no haya tiempo para enmendar ni investigar, sino solo para someter y quedar desacreditados por no haber accionado cuando hubo tiempo y le fue advertido.

Ya no hay tiempo para celebrar elecciones, pues las condiciones no están dadas,  desde ya Miguel Surun HernándezManuel Emilio Galván Lusiano  y su grupito, deben dar por cierto que en impunidad se quedarán a la fuerza en el CARD, sin elecciones, porque en la República Dominicana la justicia no hizo nada, pero a la vez , deberán reconocer que todos ellos dormirán poco en los años que le queden de vida, porque deberán viajar para los tribunales hasta que se alcance justicia, sea dentro del país o fuera de él y esto iniciará el día 14 de noviembre con la visita a la embajada de los Estados Unidos y de la Unión  Europea, donde se depositará una instancia motivada de como pasaron los hechos, nombres de las personas autores y cómplices y la solicitud formal de retiro y negación de visa, con anterioridad a estas acciones,  esos nombres serán depositados en la oficina de la OEA  y la ONU, este listado tiene más de 60 nombres, incluidos presidentes de seccionales y aspirantes falsos a candidaturas, que han sido utilizados para intentar dividir las seccionales, es decir, a partir de este día se intensifican las acciones para pedir el cese de la usurpación.   

Finalmente es posible que en el CARD ocurra una réplica tal y cual,  de lo que sucedió en Bolivia, todo gracias a que esta sembrada en el país, una casta política que no respeta la ley ni la constitución, se impone a la fuerza y no cede a no ser por la fuerza bruta de los que no se venden. Ha crecido el oportunismo de personas pocas serias, pero que por dinero son capaces de vender hasta el alma, la patria y la nación, todos ellos estarán impedidos de poder viajar a los países que impiden el ingreso de esos violadores de los derechos humanos.