CORRECTA INVESTIGACION DEL MINISTERIO PÚBLICO Y LA POLICIA NACIONAL, EN EL ASESINATO DE FEBRILLET.

981

DISTRITO NACIONAL. El abogado y profesor universitario Osiris Disla Ynoa, dijo hoy sentirse satisfecho con las acciones emprendidas por el Ministerio Público, representado por la Fiscalía del Distrito y la agencia de seguridad ciudadana la Policía Nacional. El abogado y egresado de la Universidad Autónoma De Santo Domingo, estableció que una agresión a un profesor, a un Rector o ex Rector, es una agresión a todo sus alumnos y a la misma casa de estudio, califico a Mateo Aquino Febrillet, como un hombre brillante, pacifico y que no debía ser asesinado así. Estableció que existen personas que independientemente del Partido Político donde militen, constituyen un patrimonio social, por sus aportes y entrega, como muchos profesores y ex rectores que son del PLD, PRM, PRD, PRSC, entre otros partidos y que quien los ataque debe tener de frente la razón, el derecho y una repuesta dura y contundente al compas de sus acciones dañosas.

El jurista dominicano, dijo sentirse agradecido y orgulloso de la forma como está dirigida la investigación criminal, pues tanto el Ministerio Publico, como la policía han dado muestra de calidad científica en la investigación, utilizando herramientas modernas que en breve tiempo identifico los autores, co -autores y cómplices del horrendo crimen.

Dejo claro que los abogados de los querellantes necesitan apoyo, pues se enfrentan a una mafia, una red organizada estructurada y peligrosa que para vencerla todos debemos atacar en conjunto.

Felicito al Procurador General de la República DR. FRANCISCO DOMÍNGUEZ BRITO, a la DRA. YENI BERENICE REYNOSO GÓMEZ, Fiscal del Distrito Nacional, así como, y al Director General de la Policía Nacional, mayor general NELSON PEGUERO PAREDES, por la agilidad y profesionalidad de la investigación y sobre todo porque a través de las herramientas aplicada descubrieron y conjuraron a los autores, co-autores y cómplices, que pretendía distraer las pruebas y ocultarla, para salir ileso e impune del vil asesinato.