Anacronismo desde el Colegio de Abogados de la República

0
51

Por: Osiris Disla Ynoa. M.A

Ola de desastre, un tsunami Jurídico.

Se ha convertido en una ola, un verdadero desastre, un tsunami jurídico permanente y notorio, el abuso de poder contra los particulares que se manifiesta desde el Colegio Abogados de la República Dominicana (CARD) contra los propios abogados, la división no podía ser mayor, acusaciones infundadas de cualquier índoles, sobre todo de supuestas muertes y asesinatos, son lanzadas contra las autoridades y contra cualquier persona que difiera de sus pensamientos y sus intereses económicos  y lo manifieste de manera pública, o que ostente una función que algunos de los directivos y allegados del CARD, entiendan que no debe tener ni permanecer en ella. 

Pérdida de legitimidad 

ilegitimaciones por montones, enemistades personales, campañas sucias permanentes por las redes sociales contra la moral, la imagen y la reputación ganada con sacrificio por los abogados, son el pan nuestro de cada día, de unos contra los otros y como expresara la prensa ¨de un bando a otro¨, todo `porque en la actualidad los abogados son vistos como bandos, ya que con el esquema utilizado por la presidencia anacrónica se ha hecho  imposible la unidad y la tolerancia.

El detonante de las elecciones 

En la crisis es tan profunda, que quedó demostrada tras el fracaso de las últimas elecciones convocadas para el día 5 de diciembre del 2020, donde la oposición alcanzó más del 85% de los votos válidos dado a conocer por lo que se denominó la propia Comisión Electoral del grupo predominante en el CARD, y con tan solo un 1.5% por ciento se declararon ganadores y vitalicios por 10 años más, ante la mirada indiferente de las autoridades. La situación es tan tensa, como no se había visto en muchos años ni en ninguna otra gestión, pues no hay precedente,  ni paz  entre los propios  abogados, por el contrario, leones y sabuesos rodean cada actividad para dar galletas, trompadas, tiros y palos  a mansalva como en la época de las cavernas, a quienes difieren de sus opiniones, y no dejan de aparecer los que blandean y portan cuchillos, bajo el supuesto de defensa personal, pero todo es el resultado del ambiente hostil que se ha creado y del lenguaje vulgar y agresivo que se utiliza desde la presidencia anacrónica algunos y sus seguidores sabuesos y leones.

Demérito difamaciones y juicios ficticios

Es natural el descrédito y demérito de los órganos internos de control de la conducta jurídica individual, el tribunal disciplinario y la fiscalía de protección del honor, que lejos de ser justos y proteger el honor, es un guardia de algunos de la directiva, para someter acusaciones disciplinarias ilegales y sin fundamentos, contra los que difieren, estas son acogidas hasta por autorizaciones y anuncios de  las redes sociales,  sometimientos ilegales en franco abuso de poder contra los particulares, es así como, el descaro es tan grave, que simples allegados al Colegio de Abogados de la República Dominicana (CARD), anuncian desde la redes sociales y los grupos de WhatsApp, sometimientos disciplinarios contra los colegas para que estos sean ejecutados por los órganos de control que están para velar por los derechos de todos, sin saber el peligro futuro que reviste el intento abusivo de despojar de su profesión o de su honor, a profesionales que duraron años en las universidades, para que estos intenten contra su estabilidad familiar y económica, sin haber cometido ninguna acción doloso o falta ética, solo porque ostentan el poder para hacerlo.

Hipocresía y Mercadeo de algunos Directivos de la Oposición 

Todo esto ha dejado al desnudo, tanto a los directivos y allegados  del Colegio de Abogados de la República Dominicana, como a los principales cabecillas de la oposición, pues al parecer se trata de una guerra silenciosa y escondida, de intereses puramente económicos y ocultos, para que los colegas se destruyan unos con los otros,  donde realmente la moral y la ética no tienen ningún valor y mucho menos, la cordialidad y el ambiente fraterno.

La crisis es tal, que Ni siquiera las conversaciones telefónicas, llamadas, mensajes  y asuntos personales de alta confidencialidad, están seguros entre los colegas, en estas gestiones del CARD y de la oposición, pues se publican sin tomar en cuenta el daño que se puede causar a la moral,  la reputación y la discreción de un abogado, que ha confiado de manera desprendida e ingenua en su otro colega, haciéndolo acreedor del secreto personal y discreción, todo esto se echa al zafacón, solo pensando en el beneficio personal, logrando con esta acción que ahora los colegas no estén en condiciones de sostener una conversación privada, por sentir miedo de que sea revelada sin necesidad.  

Agresiones, por encargo y Dinero 

Por dinero, puesto y poder momentáneo, se golpea, se daña, se intenta apuñalar, se difama, se tirotea, y se abren juicios ficticios a mansalva, y se rompen relaciones interpersonales, dejando serias y graves raíces de amarguras, sin pensar en el honor, solo por conciencia sucia, contaminada y premeditada y sin tomar en cuenta, que los gobiernos, las posiciones y el poder desaparecen y solo quedaran para el futuro, frio indeciso y oscuro, las buenas obras,  y las malas obras para quienes las hayan ejecutado, y son estas últimas que luego no dejan dormir, ni despertar con tranquilidad, a los agentes agresores,  pero sobre todo, las  que ponen en peligro la estabilidad económica y física de cualquier persona, pues como ya he sabido ¨los pensamientos son libres y las acciones también¨ 

Pobre papel la directiva del CARD

Como es sabido también, en todo régimen deben existir personas justas y la directiva del CARD no podrá ser la excepción, pues debe haberlo también y los hay, personas que desde la gradas, son esclavos del dinero, porque no tienen independencia económica, pero si son justos y se dan cuenta de que la función de un Colegio  Abogados, no es despojar a sus miembros se su títulos por odio, incluso un sometimientos disciplinario, según la jurisprudencia disciplinaria internacional, debe ser muy cuidadoso, porque enfrenta la existencia misma de los profesionales y sus familias, con los veladores de la buena marcha (jueces y fiscales), y puede traducirse en desgracias personales futuras, lo que han advertido algunos de los directivos del CARD, en secreto al propio director de la orquesta de males anacrónicos.

Pobre papel de la anacrónica presidencia del CARD

Se resalta entre todo, el pobre papel que ha desempeñado la dilatada, permanente y anacrónica presidencia del CARD, al confundir las quejas y disgustos jurídicos sociales normales, con asuntos personales, y como es claro, nadie puede sostenerse en el futuro con tantos enemigos gratuitos, pues una presidencia cualquiera, está llamada a implantar la paz, el respeto, el aprecio, los valores, la transparencia y la unidad, no el desorden, los anti valores, la enemistad y los enfrentamientos personales entre colegas que lucharon para obtener un título universitario y hoy se enfrentan como puros enemigos.

Las agresiones dejan huellas imborrables 

Las paz debe ser el norte de una familia, de un gremio, o de cualquier institución, evitando y evadiendo los ademanes, gestos, agresiones y difamaciones, así como las actuaciones que reflejan abuso de poder, pues son estas las que en definitivas dejan huellas imborrables, ya que el mismo apóstol Pablo expresó llevó en cierta ocasión ¨llevo en mi cuerpo la marca de Jesucristo¨ y ha de suponerse que las víctimas llevan en su cuerpo la marcas de sus agresores y eso deja dolor, angustia, pérdida del sueño y sobre todo, una amargura que revive  a cada momento, a no ser por la verdadera voluntad de Dios y por las oraciones

Justificaron de las Malas Acciones

Luego de las agresiones, lejos de pedir perdón y buscar la paz, desde la presidencia anacrónica del CARD, la justifican, tuercen los hechos, la revelan en público, como una victoria más en su agenda de agresiones y para dejar claro que acallaran cualquier opinión contraria a las suyas, creando víctima por montones y una estela de males emocionales de consecuencias impredecibles.

La no prevención de las autoridades 

El Colegio Abogados de la República Dominicana (CARD), es un órgano de derecho público sujeto a la supervisión y escrutinio público, por parte de las autoridades, no una asociación ilícita que destruya la clase y haga que todos se maten unos con otros,  pero al parecer el gobierno ha dejado que desde allí se atropelle, con las complicidad de muchos, incluso de su partido PRM, situación que explotará para ante de las próximas elecciones, pues los abogados son los únicos que no han sentido ese cambio que se prometió, con excepción de algunos casó personales, pero el partido de gobierno en la actualidad duerme el sueño eterno y las autoridades  represivas también.  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here