Tribunal Constitucional un Guardián que se quedó Dormido

84

El artículo 184 de la Constitución Dominicana proclamada el 26 de enero del año 2010, establece ´´Habrá un Tribunal Constitucional para garantizar la Supremacía de la Constitución, la defensa del orden constitucional y la protección de los derechos fundamentales. Sus decisiones son definitivas e irrevocables y constituyen precedentes vinculantes para los poderes públicos y todos los órganos del Estado.

De lo anterior se deduce que el Tribunal Constitucional está en la obligación de garantizar la supremacía de la constitución, el orden constitucional, la protección de los derechos fundamentales y que además, sus decisiones constituyen un ejemplo que vincula el accionar de los demás poderes públicos. Sin embargo, eso es simplemente letras muertas, pues en la República Dominicana el Tribunal Constitucional sólo ha servido para apadrinar los malos ejemplos de los poderes públicos, en ese tribunal no funciona nada, en él hay sólo varios jueces que son jueces de verdad, serios, prudentes y justos. Pero en su gran mayoría son políticos perversos que sólo obedecen y responden a su clase social y no a la responsabilidad que les fue asignada.

La nación dominicana entera, reconoce que el Tribunal Constitucional es un Guardián de la Constitución para su protección, pero además reconoce que ese guardián es malo y se quedó dormido en la hora de trabajo y en la actualidad, permanece sentado en una silla cobrando el dinero, mal gastándolo y todavía no ha encontrado una salida para fallar a tiempo, es decir, que todo el dinero que se le ha entregado a este tribunal a lo largo de su creación, se perdió, pareciendo que era mejor que dejaran el Tribunal Constitucional como una Sala de la Suprema Corte, pues la Suprema está muy mal, pero el Tribunal Constitucional está peor.

La Presidencia del Tribunal Constitucional no funciona y está es dirigida por el Dr. Milton Ray Guevara, el cual al ser elegido, un grupo de abogados se sintieron regocijados porque curriculum tenía para hacer las cosas bien hechas, pero jamás nadie pudo pensar que el Dr. Milton Ray Guevara a más de 6 años de su designación no ha encontrado una fórmula para fallar los casos en el plazo establecido por la ley.

En ese tribunal hay una mora de fallo de las acciones constitucionales tan grande, que como dicen en el campo ´´Llora ante la presencia de Dios´´ y que dicha mora es motivo para que Ray Guevara sea destituido y sometido a la acción judicial, como lo contempla el Articulo 33 de la Ley 138-11 que crea el Consejo Nacional de la Magistratura, que ordena, además de tomar en cuenta la integridad, hay que tomar en cuenta por obligación la eficiencia, desempeño y laboriosidad. Es sabido por todos, que algunos jueces del Tribunal Constitucional se empeñan en realizar su trabajo, pero que no tienen estimulo suficiente ni una política establecida para que los fallos se produzcan a tiempo, este editorial quiere dejar establecido claramente y sin interpretación ninguna, que el Tribunal Constitucional fracasó, pues lejos de proteger la constitución y los derechos de los ciudadanos, los ha victimizado a extremos increíbles.

El Artículo 43 de la ley 137-11, Orgánica del Tribunal Constitucional y de los procedimientos constitucionales, establece Plazo y Moratoria ´´El Tribunal Constitucional debe resolver la acción de inconstitucionalidad dentro de un término máximo de cuatro meses, a partir de la fecha en que concluya la vista.´´, sin embargo ahí no existe un sólo expediente que haya sido fallado en el plazo de 4 meses, el que menos tiempo se lleva son 2 años y es bueno que los miembros del tribunal que están cometiendo esos hechos entiendan que ese irrespeto constituye un crimen constitucional, un mal ejemplo a los poderes públicos y especialmente al poder judicial, que debe sujetarse a plazos y que además esa acción, si se convierte en vinculante para los poderes públicos crea un país como en la actualidad, un ´´Verdadero Desastre´´.

Milton Ray Guevara al momento de ser elegido como Presidente del Tribunal Constitucional al igual que Víctor Gómez Berge y otros miembros de ese tribunal, eran miembros y dirigentes activos de partidos políticos, tales como el fallecido PRD, el PLD y el PRSC; sin embargo, esto no los invalidó para estar en ese tribunal como miembros, pero sí crea una sospecha legitimada de que el poder político gobierna en ese Tribunal Constitucional y que así como anda el país en el desastre, camina también el tribunal.

Los ciudadanos no deben tener miedo para decir la realidad y la verdad, pues como dice el refrán popular ´´Las personas sólo se mueren una vez y no dos´´, por lo tanto, hay verdades que no se pueden callar cuando atentan contra el fundamento de la República, como en este momento está atentando el Tribunal Constitucional.

El hecho de que el Tribunal Constitucional tenga un plazo moratorio de 4 meses para fallar las acciones que le son sometidas como lo establece el artículo 43 de la ley que lo instituyó y no lo haga en ese plazo, constituye una falta de respeto, una infracción constitucional insoportable y los autores y cómplices en palabra llanas, deben ser sometidos a la acción penal y enviados como presos preventivos por un año, declarando su caso complejo en lo que se determina si hubo asociación de malhechores.

Respuestaprocesal.com.do realiza un llamado al Presidente Danilo Medina Sánchez para que en su calidad de Presidente del Consejo Nacional de la Magistratura, rompa el silencio, convoque y que barra con una cantidad de miembros de los que existen en el Tribunal Constitucional, preservando la permanencia de algunos que son muy buenos y que se puede comprobar con los fallos que se han emitido, que son voces disidentes, votos salvados a las maldades de otros miembros del mismo tribunal. Además que cuando sean destituidos que no se olvide el sometimiento penal, pues la población espera con urgencia, verles los ojos detrás de las rejas a algunos miembros del Tribunal Constitucional, enemigos de la patria y de la Constitución Dominicana, por esa razón desde el centro de la República Dominicana, país que se encuentra hundido en una calamidad judicial y constitucional se aclama.

¡Convocatoria del Consejo Nacional de la Magistratura!

¡Destitución y sometimiento penal para algunos miembros del Tribunal Constitucional que tienen más de 2 años sin fallar los casos, aun cuando la ley les otorga sólo 4 meses!

Comentarios

Print Friendly