Selección jueces altas cortes debería estar signada por la transparencia

5

La escogencia de los nuevos jueces de las altas cortes, cuyo proceso se inicia hoy con la reunión del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) que encabeza el presidente Danilo Medina, debería estar signada por la transparencia, el respeto al escalafón y una decidida intención de fortalecer el sistema judicial para enfrentar la corrupción y la impunidad.
De ese modo se expresaron, por separado, los juristas Servio Tulio Castaños Guzmán, Francisco Álvarez y Trajano Vidal Potentini, al valorar la importancia que tiene la selección de cuatro jueces de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), cinco del Tribunal Superior Electoral (TSE) y uno del Tribunal Constitucional (TC).

Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), expresó que el CNM debe adoptar las decisiones adecuadas en términos de procedimientos para la postulación, depuración, preselección, evaluación, selección y nombramiento de los nuevos jueces.

“Lo segundo es que el CNM debe propiciar la participación de la ciudadanía en la selección de los candidatos más idóneos y calificados, para lo cual es necesario que se organicen los mecanismos de participación y recepción de las propuestas.

“Lo tercero es garantizar, con la elección de los nuevos magistrados, que se fortalezca la carrera judicial, en el caso de los jueces de la SCJ, respetando estrictamente el escalafón que nunca se ha respetado”.
Castaños Guzmán dijo además este proceso que se inicia hoy debería coadyuvar al fortalecimiento de la judicatura.
Con relación a los jueces del TSE explicó que el elemento clave en esa alta corte es que se pueda garantizar la imparcialidad y profesionalidad en sus funciones de quienes resulten electos, porque ahí es que los partidos dirimen sus conflictos electorales.
Lucha contra la corrupción. Álvarez afirmó que con la escogencia de los nuevos jueces el presidente Medina tiene una excelente oportunidad de demostrarle al país su lucha contra la corrupción y la impunidad, rescatar la credibilidad del sistema electoral y mejorar la institucionalidad del país.

Asimismo, desechar el método utilizado por expresidente Leonel Fernández, basado en repartir los jueces con sus aliados para alcanzar el control de las altas cortes para fines partidarios. Álvarez expresó que el presidente Medina tiene el control del CNM y los resultados que se obtengan en el TSE y en la SCJ serán de su responsabilidad, para bien o para mal.

Consideró que el perfil de los nuevos jueces debe ser de capacidad, laboriosidad, integridad, saber trabajar en equipo y, sobre todo, de independencia.
Álvarez planteó que el CNM también debe modernizar el sistema de evaluación, con técnicos especializados en entrevistas y evaluaciones. Por igual, debe realizar una investigación de los candidatos finales.

“Ahora, en la SCJ se designarán cuatro jueces, pero en diciembre del año que viene se evaluarán a los demás, presentándose una oportunidad para rescatar a esta alta corte de la influencia partidaria”.

Apertura en selección. Vidal Potentini, presidente de la Fundación Justicia y Transparencia (FJT), demandó del CNM realizar un proceso abierto de selección de los nuevos jueces, para escoger a personas con el perfil idóneo, especializados en el derecho público, sin compromisos con partidos políticos, y respetar el enfoque de género que prevé la Constitución en el artículo 273.

“La FJT lo primero que espera es que el proceso de selección de todas las altas cortes sea abierto, transparente, con personas de reconocida solvencia, vocación de servicio y trayectoria impoluta”, dijo al referirse a la preparación desde la primera reunión del CNM, este 15 de mayo, para elegir a los nuevos jueces.
Potentini advirtió que ha sido cuestionada la política partidaria en algunos jueces por ese abrigo que le augura la clientela política, por lo que son objeto de ilegitimidad en su quehacer.

Indicó que cuando los jueces se vinculan a la política siempre podrán ser recusados.
Precisó que en torno al TSE hay una parte muy delicada porque se trata de la jurisdicción de equilibrio del quehacer democrático, por lo que asumiría grandes retos en torno a lo que es en la actualidad el proceso de cambios que habrán de ser introducidos a partir de las nuevas legislaciones, los nuevos partidos políticos y el nuevo régimen electoral, por lo que sopesa que los nuevos magistrados tendrán una gran responsabilidad.

Comentarios

Print Friendly